Cuando Don Salvador Lutteroth González tenía la intención de implantar en México el deporte tan espectacular de la Lucha Libre buscó a los empresarios de la Arena Nacional, la cual era el escenario de mayor importancia para presentar boxeo y que estaba ubicado donde en estos momentos se encuentra el Cine Palacio Chino, pero fue rechazado por lo que buscó rentar la Arena Modelo, la cual estaba casi en ruinas. Así, la remodeló y la rebautizó como Arena México.