Don Salvador Lutteroth González fue el fundador y primer presidente de Los Diablos Rojos del México junto con Ernesto Carmona en 1940.

Este equipo que ya es emblemático de la Ciudad de México se llamaba los “Rojos de México” y a quienes Basilio el “Brujo” Rosell, el lanzador derecho de origen cubano, rebautizó como “Los Diablos Rojos del México”.

Don Salvador rentó el llamado Parque Delta al cual logró acondicionarlo de manera que fue uno de los estadios más cómodos del país.