El terreno donde actualmente está la Arena Coliseo antes fue un corralón. Don Salvador Lutteroth González compró ese terreno en 1938 y para mayo de 1939 se colocó la primera piedra del que durante mucho tiempo fue el mejor local diseñado para presentar deportes bajo techo de toda América Latina