El maestro Solar ha brillado con luz propia en la lucha libre desde hace más de cuarenta años. El próximo sábado 7 de abril, su trayectoria será reconocida en el magno evento que el Consejo Mundial de Lucha Libre organiza con motivo del 75 aniversario de la Arena Coliseo.

Este gladiador nació en Zacoalco de Torres, Jalisco y, en su infancia, se dedicó a las labores del campo. Su primer contacto con la lucha libre se dio, precisamente, cuando era niño, en una visita que él y su primo hicieron a la Arena Coliseo de Guadalajara. Quedaron tan asombrados cuando vieron al Solitario, Ángel Blanco y Rayo de Jalisco, que de inmediato preguntaron qué se necesitaba para empezar a luchar. Con el tiempo, sólo el maestro Solar persistió en los entrenamientos -que eran verdaderamente extenuantes- bajo la dirección de Toño Cruz, Calaveras I y II, y de Cuauhtémoc, El Diablo Velasco.

El gran día de su debut llegó en 1975, en San Luis Potosí, cuando sustituyó a un gladiador que no se había presentado y de última hora arribó al cuadrilátero sin máscara ni equipo propios, porque no tenía. Tampoco ostentaba el nombre de batalla que lo ha inmortalizado.

Este carismático gladiador, de estilo técnico, adoptó nombre de Solar tiempo después de aquella primera presentación, una tarde en que estaba tomando el Sol en la Arena Coliseo de Guadalajara y la inspiración llegó. Entonces diseñó su primera máscara en colores azul, rojo y dejando parte de la boca abierta.

En su primer viaje a Japón –que emprendió con el apoyo del señor Francisco Flores- tuvo todo tipo de experiencias: se lastimó la clavícula, pero también conoció a Hulk Hogan y a André E       l Gigante. La trayectoria de Solar va de la mano con la historia del Toreo de Cuatro Caminos, donde tuvo grandes rivalidades; además, fue ahí donde nació la tercia que ha escrito su nombre con letras de oro en la lucha libre: Los Cadetes del Espacio, en donde formó un legendario equipo con Súper Astro y Ultraman.

En el Toreo de Cuatro Caminos, sus principales rivales fueron Aníbal, Luis Mariscal, Baby Face, Ángel Blanco y Dr. Wagner. Desde entonces, conoció la afición sus movimientos y castigos preferidos: la solarina, la tapatía, las planchas, el tope volador y la quebradora con giro.

Solar ha ostentado alrededor de 15 campeonatos, incluido uno especial para maestros, que conquistó en Japón. También obtuvo el Mundial Welter, Nacional Welter y Nacional Medio. A inicios de su carrera ganó varias máscaras; sin embargo, no recuerda a todos sus desenmascarados porque, en aquel entonces –dice- era muy joven y no tenía tan presente esa información. Podemos mencionar algunas de ellas: Los Comandos (con Halcón 78), Dr. O´Borman y Enfermero Jr. En cuanto a las cabelleras, el maestro Solar tiene muy presentes las de Texano y Kiss, entre otras.

El próximo sábado 7 de abril, la afición que se dé cita en Perú 77, podrá deslumbrarse nuevamente con la presencia de este carismático gladiador, que iluminará hasta el último pasillo de la Arena Coliseo.