Como era de esperarse, la batalla súper estelar se vivió con gran polémica; el regreso de L.A. PARK en compañía de VOLADOR JR y FLYER causó furor en el recinto sagrado. Del lado contrario, se presentaban los Ingobernables: RUSH, TERRIBLE y LA BESTIA DEL RING; quienes, con su arrogancia, fueron odiados desde el principio del combate.
 
La Familia Real, junto con el apoyo total del público, se apuntaban con el triunfo de la primera caída; dejando a los indeseables con un gran resentimiento, que utilizando su letalidad en la intermedia lograron desatarla y emparejar las acciones. La rivalidad que se ha sembrado por años entre el Toro Blanco y “La Huesuda” se presenció con alto grado de peligrosidad; con una máscara destrozada, la contienda se tornaba cada vez más intensa. El intento del ingobernable mayor por conseguir el resultado aturdiendo al réferi le falló; pues desde la pasarela, el Depredador del Aire apareció; dándole un fuerte sillazo y dejándolo de cara a las lámparas, lo que el capitán aprovechó para arrebatarle la rendición a toque de espaldas.