En una batalla especial por el Día del Padre, CIEN CARAS retornó a la tradicional Arena México para fungir como second de la dupla ruda conformada por sus herederos, SANSÓN y CUATRERO, gladiadores que lucieron en plan grande ante la presencia del Capo de Capos para enfrentar a RUSH y MÍSTICO, integrantes de La Dinastía Muñoz, que tuvieron en su esquina a su progenitor, LA BESTIA DEL RING.
 
Aunque La Dinastía Muñoz tomó ventaja en la primera ronda, La Nueva Generación Dinamita logró emparejar rápidamente los cartones, hasta que en un abrir y cerrar de ojos, nuevamente los oriundos de Tala, Jalisco, dominaban el combate, situación que llenó de rabia a CIEN CARAS que intentó intervenir en la batalla, con la mala fortuna de ser detenido por El Tirantes mientras el llamado Toro Blanco y El Príncipe de Plata y Oro daban cuenta de sus rivales con un Martillo Negro y La Mística, cerrando con broche de oro esta gran función.