La fortaleza física del DIAMANTE AZUL y EL VALIENTE reunida con el carisma inaudito de CARÍSTICO lucían en el papel como una combinación prácticamente invencible, sin embargo, la presencia en el bando opuesto del ÚLTIMO GUERRERO y GRAN GUERRERO reforzados por EL FELINO hacía creer que el duelo era sumamente equilibrado. Y así fue, pues los rufianes se apoderaron de la primera caída, sin embargo, para los científicos sólo fueron suficientes unos minutos para emparejar la situación.
 
Ya en la tercera ronda, DIAMANTE AZUL se proyectó desde la pasarela que conduce hacia el mítico cuadrilátero con un tope con giro sobre el ÚLTIMO GUERRERO, lo cual generó momentos de incertidumbre para GRAN GUERRERO y EL FELINO, que vieron finiquitadas sus aspiraciones con La Mística y una potente palanca al brazo por parte de CARÍSTICO y EL VALIENTE, respectivamente.