oro

El martes 26 de octubre de 1993 ocurrió una tragedia en el ámbito luchístico, el joven que cambió la forma de ver la lucha, perdió la vida en el cuadrilátero de la Arena Coliseo. El tapatío cuyo nombre luchístico era Oro, recibió por parte de Kahoz, un golpe en el pecho obligándolo a caer y, por el impacto una vena en los pulmones se reventó y la muerte fue inevitable debido a que se ahogó con la sangre de su cuerpo. Pero no hablaremos de lo trágico de su muerte; sino de la gran persona que en vida fue y el cómo se convirtió en ídolo de muchos e inspiró a luchadores actuales al dedicarse profesionalmente a este deporte como Rey Misterio, Mr. Águila y Astral.
Jesús Javier Hernández Silva, Oro, comenzó a entrenar lucha a la edad de 14 años con el Diablo Velazco, tiempo después entrenó lucha profesional con su padre El Calavera II. A los 15 años fue ganador de una medalla de Oro y dos de plata en lucha olímpica en el estado de Jalisco. 
En 1988 comenzó a foguearse en las arenas chicas e independientes con el nombre de Apolo Montaño cuando apenas tenía 16 años alternó con Mil Máscaras en Puerto Vallarta y tuvo varios enfrentamientos con distintos luchadores; entre ellos Luis “Tigre” Mariscal. Poco después realizó una campaña en Monterrey, la cual duró ocho meses 1989 y en ese mismo año llegó a la capital mexicana con el nombre del nuevo Spiderman donde, a principios de 1990, recibió la oportunidad de la Arena México para debutar profesionalmente en la arena El Cortijo en la Romero Rubio mostrando sus dotes para ser un gran luchador.
Dado su estatura y sus demostraciones de lo aprendido en su natal Guadalajara, llegó a la Arena Coliseo con el nombre del Coloso Dorado. A petición del programador del CMLL pidió un dueto naciendo la pareja de “Los Metálicos” de ORO y PLATA, su hermano. Como pareja, debutaron en septiembre de aquel 1990.
Además de Oro y Plata, surgió un tercer acompañante, Bronce (el primero de ellos fue Black Warrior y el segundo el luchador Volcánico). Juntos, lograron conquistar el corazón de muchos aficionados por la estética, elegancia, ejecución y precisión en los cuadriláteros del CMLL. El público los ovacionaba. 
Oro y Plata fueron ídolos en poco tiempo. Oro tuvo grandes rivales como fueron: Sangre Chicana, Emilio Charles, Satánico, MS1, Felino, Pierroth, Jaque Mate, Bestia Salvaje, El Texano, Negro Navarro, El Signo, Heavy Metal y Negro Casas con quien tuvo una lucha de campeonato. 
Se codeó con los luchadores de ese momento como el Hijo del Santo, Vampiro Canadiense, entre otros. Pero su más grande rival fue Mano Negra y en alguna ocasión, estando Oro en la tercera cuerda, el gladiador antes citado le movió la cuerda provocándole una fractura en la clavícula, desde ahí nació una muy fuerte rivalidad con el experimentado luchador, retándose por las máscaras, pero por la lesión en el hombro, Atlantis tomó ventaja y despojó de su máscara a Mano Negra.  
Con Plata obtuvo el campeonato de parejas del CMLL, fueron campeones de tríos en el Estado de México. Y Oro fue campeón mundial medio NWA.
Realizó tres viajes a Japón y con Plata luchó en los Estados Unidos, Costa Rica y recorrieron la República Mexicana.
En alguna ocasión, le preguntaron qué cual luchador profesional era su mejor amigo y él respondió: “pues aquí tenemos compañeros, pero si hay alguien en quien confío y es mi mejor amigo se llama Plata”. Pero el motor de su vida era su mamá, la Señora Leonor, quien por desgracia estuvo presente el día de su muerte.
Él tenía un gran cariño por los niños y en alguna ocasión ayudó a un joven con estudios, pero aquel niño tomó su camino y Oro no supo más de él. 
Este 26 de octubre del 2016 se cumplen 23 años de la inesperada muerte del ídolo de chicos y grandes, muchos de sus compañeros le admiraron y le recuerdan como el gran luchador que fue y el gran ser humano.
Dicen que la persona se va, pero su leyenda se queda para la eternidad, y Oro es una leyenda que vivirá por siempre.