El Consejo Mundial de Lucha Libre (CMLL), anteriormente llamado Empresa Mexicana de Lucha Libre (EMLL), tiene una historia de enorme riqueza. Durante 8 décadas ha sido la empresa de lucha libre más importante de México y la más antigua del mundo, su tracendencía ha sido fruto del esfuerzo de cientos de personas que han hecho posible que el proyecto que alguna vez ideara Don Salvador Lutteroth González siga en pie hasta ahora. Y que ha hecho de la lucha libre del CMLL el más espectacular de los deportes y el más deportivo de los espectáculos.

ANTECEDENTES

La Lucha Libre surge a partir del desarrollo de técnicas de defensa personal para el combate y su mezcla con los deportes de competencia como la lucha grecorromana, el  judo y otras artes marciales. Fue en los ejércitos donde este conocimiento y disciplina se desarrolló para formar soldados con habilidades y fortaleza que pudieran someter al enemigo utilizando el cuerpo como arma. Es por eso que, llaves y castigos recurrentes en la lucha libre como son el Press Militar, las Palancas a los brazos y piernas, el Tirabuzón y la Nelson, entre otros, tienen el sello militar.

El registro más antiguo que se tiene sobre exhibiciones de lucha en México fue en abril de 1843 (ver libro de Reyes de la Maza de 1985) cuando un grupo de empresarios realizó una serie de presentaciones en arenas improvisadas y salones, que tuvieron gran éxito, por lo que decidieron rentar el Teatro Principal. Sin embargo el público que asistía a este lugar rechazó la presentación de este tipo de espectáculo, por lo que su empresa no prosperó. Años después, durante la invasión francesa en México que tuvo lugar de  1864 a 1867, miembros del ejército galo presentaron exhibiciones de lucha olímpica y grecorromana en algunos palacios como el de Buenavista, y algunas plazas de toros y circos.

Antonio Pérez de Prian, fue un mexicano que aprendió técnicas de combate y ejercicios de los soldados franceses, y comenzó a dar exhibiciones de lucha y de fortaleza al someter a caballos a galope utilizando sólo las manos. Para finales del siglo XIX Pérez de Prian ya era una celebridad y era conocido como el Alcides mexicano, después de él surgieron una serie de luchadores que siguieron sus pasos, presentándose en numerosos espacios de entretenimiento

A inicios del siglo XX la lucha ya era muy conocida, se presentaban exhibiciones semiprofesionales en circos, teatros y en plazas públicas con luchadores extranjeros y nacionales. En el año de 1931 los empresarios Carlos Lavergne, Jimmy Fitten y Salvador M. de Uriarte presentaron en la recién estrenada Arena Nacional una temporada de lucha libre con gladiadores extranjeros de renombre internacional, pero las entradas en taquilla no fueron suficientes para sostener los gastos que estas presentaciones representaban.

 
DON SALVADOR LUTTEROTH GONZALEZ:
EL VISIONARIO QUE IMPULSÓ LA LUCHA LIBRE A PESAR DE LA ADVERSIDAD.

Fue gracias a la iniciativa de Don Salvador Lutteroth González que se fundó la primera y más importante empresa de lucha libre de México.
Don Salvador formó parte de las filas comandadas por el Gral. Álvaro Obregón de 1914 a 1924. Después de la Revolución fue inspector de hacienda, y luego se hizo de unas mueblerías, que no tuvieron mucho éxito. Finalmente decidió vender sus mueblerías para hacer realidad su sueño de implementar en México el deporte tan espectacular que en 1929 había presenciado en Liberty Hall del Paso Texas.

Fue así como en el año de 1933, acudió con los empresarios de la Arena Nacional Carlos Lavergne y Jimmy Fitten para invitarlos en su proyecto de presentar lucha libre en México, éstos le negaron su apoyo debido al fracaso que habían tenido más de dos años antes. Don Salvador no se dio por vencido y decidió buscar otras opciones.

En ese momento, en Estados Unidos tanto luchadores como matchmakers mexicanos estaban siendo boicoteados, esto le dio a Don Salvador la una oportunidad que estaba buscando. Se asoció con Pancho Ahumada y contrataron los servicios de Mike Corona, el Sr. Víctor Manuel Castillo, le rentó la Arena Modelo, una estropeada arena donde pocas veces se llego a presentar boxeo durante los años de 1930 y 1932.

Don Salvador la remodeló, le cambió de nombre, la reinauguró como Arena México y posteriormente la compró. Ahí presentó la primera función de la Empresa el 21 de septiembre de 1933 donde se enfrentó en la lucha estelar el sonorense Yaqui Joe campeón mundial de peso medio ligero contra el californiano Bobby Sampson ex campeón de la marina norteamericana, una tremenda batalla entre los dos gladiadores que dio como resultado la victoria del luchador nacional con una llave que bautizaron aquí como mecedora. En la lucha semifinal el Chino Achiu venció con una serie de cabezazos al irlandés Ciclone Mackey. En la luchas preliminares participaron luchadores amateurs universitarios

 
LA CONSOLIDACIÓN DE LA EMLL

Don Salvador Lutteroth tenía el objetivo que su empresa fuera algo duradero y que le diera oportunidad a los mexicanos pa que destacaran en este deporte. Con ese objetivo decidió formar luchadores locales que fueran la base de las funciones de su empresa, así el 30 de octubre de 1933 funda, junto con el profesor Gonzalo Avendaño, la Escuela de Lucha Libre en la Arena México. Ahí se formaron la mayoría de los mejores luchadores mexicanos de la historia.
Al ver el éxito de sus primeras funciones, los empresarios de la Arena Nacional se acercaron a Don Salvador para asociarse y presentar lucha libre en su local, apenas habían pasado apenas 15 días de la primera función en la Arena México cuando comenzaron a darse funciones en la Arena Nacional que era un local más amplio y cómodo que la Antigua Arena México.
Al principio Don Salvador sabía poco de promoción deportiva, pero con el paso del tiempo fue adquiriendo experiencia, que combinada con su genialidad lo convirtieron en uno de los más grandes promotores deportivos de toda la historia de nuestro país.

En febrero de 1937 la Arena Nacional sufre un terrible incendio que la dejó sin posibilidad de presentar ni box ni lucha libre, esto obligó a Don Salvador a pensar en la construcción de otro espacio para presentar estos eventos. Así, emprendió la tarea de construir la Arena Coliseo en el Centro Histórico de la Ciudad de México.

La Arena Coliseo se inauguró el 2 de abril de 1943 con la tremenda paliza que le propinó Tarzán López a El Santo reteniendo así el Campeonato Mundial Medio de la NWA.

“La Coliseo” fue considerada en esas fechas: “El mejor lugar para presentar eventos deportivos bajo techo de América Latina”. Ahí se efectuaron dos de los combates emblemáticos de la primera etapa de la historia de la EMLL, el primero fue la lucha de máscaras entre El Santo y Black Shadow el 4 de noviembre de 1952. En esta  lucha en la que la cacidad de la arena quedó totalmente rebasada, la cantidad de gente queriendo entrar a la arena quintuplicaba a la que se encontraba dentro, la lucha estuvo llena de emociones. Unas bellas tijeras rematadas con una rana decretearon al vencedor de aquella noche, y derrotado Black Shadow mostró que bajo su máscara estaba el rostro de Alejandro Cruz

Otro tremendo duelo se efectuó entre dos verdaderas fieras: Cavernario Galindo y Gori Guerrero, quienes se vieron las caras en un mano a mano en superlibre en la lucha estrella del 21 aniversario de la EMLL el 24 de septiembre de 1954. Cada que estos dos luchadores se encontraban sobre un ring se registraban batallas de época, pero esa noche superaron todos los antecedentes, incluso una semana antes Cavernario Galindo venció y humilló a Gori en el mismo local. La contienda se tuvo que definir en una cuarta caída; ya que, en la tercera ambos estaban tan dañados, que el comisionado suspendió la lucha y pidió las intervenciones médicas llevándose tanto a Gori como al Cavernario a la enfermería, de la que ambos salieron vendados y con el médico tras ellos tratando de impedir su ingreso al ring. Pero poco les importó y se volvieron a enfrentar, en una lucha que tuvo todavía más emociones y la cual ganó Gori Guerrero consumando así su venganza. El diario La Afición señaló en su portada del día siguiente que esta lucha fue “la más salvaje que jamás se haya dado”.

Batallas como estas lograron que los luchadores que se habían formado en la escuela de la Arena México se convirtieran en auténticos ídolos. Gladiadores como Firpo Segura, Murciélago Velázquez, El Santo, Tarzán López, Cavernario Galindo, Gori Guerrero, Enrique Llanes, Los Hermanos Espanto, Blue Demon y Black Shadow, entre otros, hacían llenarse hasta reventar las Arenas.

Las Arenas Coliseo y Antigua México resultaron insuficientes para albergar a tantos aficionados deseosos de disfrutar de las funciones de la EMLL. Así que al inicio de la década de los 50’s comienza la expansión de la Empresa por toda la república y se ponen a funcionar arenas en Puebla 1953, Acapulco 1953, Torreón 1953, Cd. Obregón 1954, Guadalajara 1959 y la Pista Arena Revolución en Mixcoac en 1967, donde se presentaban los luchadores estrellas que en la capital del país estaban haciendo historia

En 1954 se realiza la última función en la Antigua Arena México , antes de su demolición para poder contruir la Nueva Arena que se estaba proyectando.

El viernes 27 de abril de 1956 se inaugura la Nueva Arena México con una función de lucha libre donde en la lucha estelar El Santo y el Médico Asesino derrotaron a Blue Demon y Rolando Vera. La majestuosa Arena que es parte del patrimonio cultural de la Ciudad de México y actualmente es el local más importante de lucha libre del mundo.

Para Don Salvador Lutteroth González La Arena México representó la consolidación material de su gran proyecto de vida. Quien se encargó de continuar el proyecto de Don Salvador fue su hijo Salvador Lutteroth Camou, con la empresa bajo su mando inició una nueva etapa en la EMLL en la que nuevas estrellas surgieron marcando una época. Gladiadores como Karloff Lagarde, René Guajardo, Dr. Wagner, Ángel Blanco, El Solitario, Mil Máscaras, Aníbal, Cien Caras, Mano Negra, El Perro Aguayo, Benny Galant, Ringo Mendoza, Satánico, Alfonso Dantés, Felipe Ham Lee, Ray Mendoza, Rayo de Jalisco y Huracán Ramírez, entre muchos otros, llenaron los carteles de la EMLL durante décadas presentando duelos impactantes.

Don Salvador Lutteroth González fallece el 5 de septiembre de 1987 dejando tras de sí un gran legado.

Para estos momentos la empresa registra un giro modernizador al crearse el Consejo Mundial de Lucha Libre de la mano de Francisco Alonso Lutteroth. De esta manera, la empresa cambió de siglas dando así una identidad, un emblema y una fuerte presencia a nivel internacional, logrando establecer alianzas con empresas tan importantes como TNA, New Japan Pro Wrestling.

 En 1997 se realizó la primera gira en Japón con luchadores netamente del CMLL teniendo un éxito inusitado, desde entonces el CMLL ha exportado su calidad a países tan diversos como Suiza, España, Estados Unidos, Bélgica, Francia, Inglaterra, Centro y Sudamérica. Teniendo embajadores mexicanos a nivel internacional. Luchadores como Universo 2000, Máscara 2000, Rayo de Jalisco Jr., Negro Casas, Atlantis, Blue Panther, Místico La Nueva Era, Rush, Volador Jr., La Sombra, Shocker, Mr. Niebla, Felino,  Último Guerrero, Rey Bucanero, Máscara Dorada, Valiente, los Pequeños Estrellas y las Amazonas del ring dan vida y emoción a esta nueva etapa

 

En septiembre de 2013 el CMLL cumplió 80 años de existencia teniendo la mayor celebración de su historia, con festejos que no se quedaron en el ring. Los cuales comenzaron el 9 de septiembre con la inauguración de la exposición fotográfica “ARENA MÉXICO, 80 AÑOS DE LUCHA CONTINUA” en la cual 124 fotografías engalanaron las famosas rejas de Chapultepec, excelentes trabajos de fotógrafos como Rosalío Vera, Lourdes Grobet, César Flores Ruiz, Alexis Salazar, Gonzalo López Peralta, Rodrigo Reyes Marín, Leonardo Vázquez, Philipp Böll, Nicola Okin Friolli, José Muñoz Zao, Israel Solórzano y Enrico De Luigui se pudieron observar por más de 5 meses en las famosas rejas, registrando un enorme éxito.
El 11 de septiembre, dentro del marco de los festejos del aniversario, también estuvo la develación del Mural Conmemorativo del 80 Aniversario del CMLL “A dos de tres caídas sin límite de tiempo” del muralista chihuahuense Miguel Valverde ubicado en el pórtico de la Arena México. El enorme mural lleno de colorido, magia y belleza, plasma parte de la historia de la empresa teniendo en la base una franja en la que se pueden ver las máscaras más importantes que han caído en esta majestuosa Arena México.

El platillo principal del 80 aniversario fue la lucha de máscaras en duelo de relevos de parejas, en el que la pareja vencedora se enfrentaría en duelo directo por las máscaras, de un lado aparecieron Atlantis y Último Guerrero contra Volador Jr. y La Sombra, en la lucha para definir el duelo de máscaras, la juventud se impuso a la experiencia, Volador Jr., y La Sombra salieron vencedores y se enfrentaron en duelo de máscaras. Una tremenda batalla llena de espectacularidad se efectuó entre estos dos gladiadores con hambre de ganarlo todo. Un derribe con giro ejecutado desde el esquinero de la tercera cuerda por La Sombra hizo que Volador Jr., golpeara fuertemente su cabeza contra la lona, cosa que lo dejó severamente lastimado de las cervicales, y con toque de espaldas La Sombra ganó y dio a conocer el nombre y rostro de Ramón Ibarra, quien por años se había ocultado bajo la máscara de Volador Jr.

Una lucha había quedado pendiente: el duelo directo entre Atlantis y Último Guerrero. La afición pedía este duelo. La hora cero llegó el 19 de septiembre de 2014. La función se denominó: “La lucha más esperada del siglo” debido a la trascendencia del acontecimiento. Después de una intensa noche donde, Zeuxis ganó la Copa 81 Aniversario, Bárbaro Cavernario ganó la cabellera de Rey Cometa y Shocker y Negro Casas retuvieron el Campeonato Mundial de Parejas del CMLL ante Rush y La Máscara, se presentó un magnífico duelo entre dos colosos de la lucha libre que dio como resultado la mayor victoria en la carrera de Atlantis y la caída de la máscara de El Último Guerrero revelando a José Gutiérrez Hernández.